Libro en blanco

Un espacio donde poder expresar opiniones, sentimientos, experiencias....

lunes, 2 de julio de 2007

¿por qué la gente se toma tantas licencias?

Ayer estuve en la playa. Cuando llegué estaba bastante tranquilita, solo madrugadores, domingueros que paseaban tranquilamente por la orilla, algunos deportistas mostrando sus dotes atlétivcas,... vamos una gozaba.


Allí llegué yo con mi kit de supervivnecia: una buena novela, mi crema solar (bueno 2, una para el cuerpo factor 30 y otra pantalla total para evitar esas asquerosas manchas que me salen en el bigote) algo de música, un poquito de agua para hidratar la piel y como no mi toalla de piolín.
Durante una hora pude disfrutar del ruido del mar, de mi novela, de una tranquilidad que hizo que poco a poco fuera relajándome hasta llegar a dormirme.

Cuando abrí los ojos todo había cambiado, estaba rodeada de pinchos de sombrillas, de mesas de camping, de toldos, de una tienda de campaña, de piscinas hinchables, de pelotas de playa, de domingueros bebiendo en porrón, gritando "las 40, arrastro,..." del asqueroso ruido del cubilete de parchis y de la típica esposa histérica que le grita al marido, !!!!deja de comer panceta que te va a subir el colésterol, mira al Antonio, ha perdido 8 kilos en 3 semanas !!!! y del niño repelente que no para de decirle a su madre: Mamaaaaaaa me quiero bañar , me quiero bañar, .... haciendo perder la paciencia a su madre que tras decir 150 veces: Estás haciendo la digestión, te quedan 35 minutos y 17 segundos para poder bañarte ¿por qúe no te acuestas a hacer la siesta???? finalmente le dice, me caga en la madre que te parió, báñate de una puta vez y deja de dar el coñazo, pero como se corte la digestin va a ir tu padre a por ti.

Como os podreís imaginar, mi tranquilidad se acabó y tuve que recoger mis trastos y pirarme a casa con mi piel llena de crema y arena que no hay cosa que me de más asco que no poder espolsarme la arena.

Por la tarde rememoré esos momentos matutinos al abrir mi novela y ver como un fino hilo de arena bajaba por entre las hojas del libro y volvía a pringarme de arena.

7 comentarios:

princesabacana dijo...

Mi querida Priscila: yo siempre digo que a aquellos que atentan contra la estética y el buen gusto de nuestro entorno se les debería multar; o por lo menos darles alguna colleja!
No hay nada peor que la gente que TE OBLIGA a escucharles en sitios públicos (la playa es de todos, señora, pero a mi el colesterol de su marido es que me da mucho igual).
Me encanta el formato de tu blog, qué verde más chulo!!!
besitos desde valencia: mua mua mua

Priscila dijo...

Muchas gracias por visitar mi blog. Eres mi primera visita y en estos momentos la ilusión me desborda.

princesabacana dijo...

Mi consejo es que visites a otra gente, la blogosfera está llena de gente encantadora e interesante que te devuelve la cortesía. Un beso Priscila!

Alejandro dijo...

Mmmmmm... Bienvenida al apasionante mundo de los blogs!! Espero que te enganche como ha enganchado a otros...

Ya te veré por aquí ;)

Priscila dijo...

Hola Alejandro,
Gracias por visitar mi blog,espero poder publicar cosas interesantes para poder intercambiar opiniones con todos vosotros.

Lsodio dijo...

La gente, así en masa, es muy desagradable, chillan, escupen, ponen música a todo volumen, discuten, hablan por el móvil a voz en grito, te pisan, te tiran arena en los ojos al pasar, hagan lo que hagan no se discupan...

A veces uno quisiera tener un rayo fulminador y hacerlos desaparecer, por desgracia solo nos queda recoger nuestros bártulos y refugiarnos en casa, donde al menos la gente que molesta (cuando molesta) es gente conocida.

princesabacana dijo...

mmmmmmh... rayo fulminador... lo voy a pedir para mi cumple